ARTROSCOPIA DE RODILLA 

La Artroscopia de Rodilla es una técnica quirúrgica estándar para el tratamiento de Lesiones Meniscales, roturas del Ligamento Cruzado Anterior, y otras Lesiones Deportivas. La Artroscopia es una Cirugí­a Mínimamente Invasiva que acorta los tiempos de recuperación.

Pedir Cita Online

Traumatólogo en Valencia | Lesiones Deportivas | Artroscopia de Hombro | Artroscopia Rodilla | Lesión Meniscos | Rotura Ligamentos Cruzados| Rotura Supraespinoso | Luxación de Hombro | Prótesis de Rodilla | Prótesis de Cadera | Túnel del Carpo | Cirugía Percutánea de Pie | Recuperación tras cirugía

¿ Cómo se lesiona el Ligamento Cruzado Anterior ?. La rotura del Ligamento Cruzado Anterior en un paciente joven y activo va a requerir habitualmente su Reconstrucción por Artroscopia. En esta sección se explican la anatomía y función del Ligamento Cruzado Anterior, y las lesiones que puede sufrir. 

Rotura Ligamento Cruzado Anterior. Síntomas y Reparación


SÍNTOMAS, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO INICIAL EN UNA ROTURA DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR (LCA)

• La rotura del Ligamento Cruzado Anterior se produce típicamente como consecuencia de un accidente deportivo o recreativo. Es frecuente que el paciente perciba, incluso oiga, un chasquido en su rodilla y tenga la sensación de que se ha producido una lesión importante. No podrá continuar con la actividad que estaba realizando.
• Notará un intenso dolor de rodilla, y en poco tiempo hinchazón evidente de la misma.
• Impotencia funcional, con dificultades para andar, pérdida de movilidad y sensación de que “la rodilla se va”.
• Lo habitual es que se traslade al paciente a un servicio de urgencias, donde recibirá una primera atención médica:

• Su rodilla estará hinchada y con dolor. La Rx simple descartará una fractura y puede mostrar signos de derrame articular, siendo por lo demás “normal”. Si la hinchazón es muy intensa, por un derrame a tensión, puede requerir la evacuación de la sangre que se ha acumulado en su rodilla, mediante una punción evacuadora. Esta maniobra ayuda al diagnóstico de la lesión y proporciona alivio importante al paciente, pues el derrame a tensión es el responsable principal del dolor.
• Es común que las maniobras para explorar la rodilla de forma completa resulten dolorosas, cuando no imposibles, por lo que el diagnóstico exacto no siempre es posible, y lo importante en esta primera atención médica es descartar complicaciones vasculo-nerviosas que tendrían graves complicaciones, y proporcionar alivio al paciente mediante un tratamiento sintomático.
El diagnóstico inicial podrá ser por tanto una lesión/rotura del Ligamento Cruzado anterior, esguince de rodilla, contusión de rodilla, … o sospecha de estas lesiones. Es rara la necesidad de practicar una RMN en esta primera atención médica. El diagnóstico definitivo suele hacerse cuando la rodilla se haya “enfriado” y se pueda explorar de forma reglada.
El tratamiento inicial consistirá en un vendaje comprensivo + inmovilización de la rodilla con una férula, frío local, reposo funcional y medicación para el dolor y la inflamación.

• Posteriormente será revisado en la consulta de su especialista, quien podrá explorar con más precisión su rodilla, en busca de signos de inestabilidad o de otras lesiones asociadas, como una rotura meniscal o la lesión de otros ligamentos. Los test exploratorios más empleados para diagnosticar una rotura del Ligamento Cruzado Anterior son:

▪Test de Lachman. Es el test más sensible para diagnosticar la rotura en esta fase aguda, y también en la fase crónica. A unos 30º de flexión el especialista intenta trasladar la tibia hacia adelante. Si el LCA está íntegro la tibia se moverá mínimamnete en relación con el fémur (se compara con la rodilla sana), y si está roto la tibia se trasladará sin encontrar en un stop rígido.
▪Test del Cajón Anterior. Parecido al anterior, pero con la rodilla en 90 º de flexión. Es menos sensible.
▪Test “Pivot-Shift”. En esta fase aguda este test es díficil de realizar pues requiere la relajación total del paciente, que no se conseguirá por dolor cuando intentemos mover su rodilla, invalidando el test. Es el test más específico para diagnosticar una rotura del LCA en fase cróncia. La rodilla se moviliza de una forma específica, percibiéndose un resalte si el LCA no cumple su función estabilizadora.

Video Test Inestabilidad Ligamento Cruzado Anterior [Dr. Mudarra].
• Si su especialista le diagnostica de una lesión del LCA u otra lesión asociada (meniscos, cartílago,…), o los test son dudosos, probablemente le solicitará una Resonancia Magnética Nuclear (RMN) para completar el estudio de su rodilla y establecer el diagnóstico definitivo de la/s lesion/es que su rodilla tiene. Realmente el diagnóstico de una rotura del LCA no requiere una RMN, pero es conveniente hacerla si se sospechan lesiones asociadas. Si está afectado el LCA le diagnosticarán de una Rotura Completa o Rotura Parcial del Ligamento Cruzado Anterior.
• Los pacientes con una rotura crónica del Ligamento Cruzado Anterior no diagnosticada o insuficientemente tratada pueden presentar síntomas de inestabilidad crónica:

•Sensación de fallos en la rodilla, de que “la rodilla se va”.
•Episodios de dolor y derrame articular, en relación con el aumento de la actividad física.
•Síntomas meniscales por roturas del menisco, muy frecuentes, secundarias a la inestabilidad.
•Imposibilidad de volver al nivel de actividad que se tenía antes de producirse la lesión.

TRATAMIENTO CONSERVADOR DE  LESIONES DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR (LCA)

La evolución de los pacientes con una lesión del Ligamento Cruzado Anterior va a depender del tipo de lesión, de si tienen o no síntomas de inestablilidad, y del nivel de actividad. En la mayoría de los pacientes no operados y con signos de inestabilidad se acaban produciendo lesiones meniscales y del cartílago articular secundarias a una inestabilidad crónica, lo que desemboca en una artrosis precoz de la rodilla.
El tratamiento conservador, no quirúrgico, se puede recomendar en las siguientes situaciones:

•  Niños en los que aun no se han cerrado los cartílagos de crecimiento (fisis). Se les inidcará un tratamiento conservador para evitar episodios de inestabilidad. Cuando se cierren las fisis podrán ser intervenidos. Si a pesar del tratamiento conservador se producen episodios de inestabilidad, se puede reconstruir el LCA con técnicas específicas que respetan el cartílago de crecimiento.
•  Roturas completas del LCA en pacientes mayores con vida sedentaria.
•  Roturas completas del LCA en paciente activos, con poca demanda funcional, y que no presentan síntomas de inestabilidad. Deben renunciar a deportes de contacto o pivote.
•  Roturas parciales del LCA que no producen síntomas.

El tratamiento conservador consiste en previnir la inestabilidad potenciando la musculatura, evitando deportes de contacto o que impliquen paradas bruscas o giros sobre la rodilla, y a veces la colocación de ortesis estabilizadoras de rodilla cuando se realice una actividad deportiva que será de baja demanda. Debe llevarse un programa rehabilitador durante meses.

¿ ES NECESARIO OPERAR MI LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR ROTO ?

Las roturas parciales del LCA se tratan inicialmente de forma conservadora siguiendo un programa específico de rehabilitación, y suelen evolucionar bien. Pero si se producen signos clínicos de inestabilidad estará indicada la cirugía, con independencia del porcentaje de LCA roto, que es un factor menos relevante a la hora de decidir el tratamiento más adecuado.
Las roturas completas del LCA no cicatrizan y habitualmente producen inestabilidad en la rodilla. En general la cirugía está indicada en adultos activos menores de 50 años, aunque el factor edad es menos importante, primando el nivel de actividad. Hay situaciones en las que la reconstrucción del Ligamento Cruzado Anterior es de elección:

• Jóvenes que practican actividades recreativas/deportivas de contacto o con giros frecuentes y que quieren volver a su actividad previa.
• Lesión asociada reparable, como una rotura meniscal. La capacidad de cicatrización de una rotura del menisco aumenta considerablemente si la suturamos a la vez que se reconstruye el LCA. La mitad de las roturas meniscales asociadas a una rotura del LCA son reparables.
• Trabajadores con ocupaciones de alta demanda física.
• Fracaso del tratamiento conservador, con persistencia de clínica de inestabilidad en actividades cotidianas o recreativas.

No se recomienda la cirugía de una rotura completa del LCA en pacientes con signos de artrosis. En adolescentes con cartílagos de crecimiento (fisis) abiertos, si no tienen clínica de inestabilidad, es preferible posponer la cirugía hasta el cierre de las fisis con el crecimiento.