¿ Que es la Tendinitis de Hombro ?. Artroscopia de Hombro.

¿ Que es la Tendinitis de Hombro ?. Artroscopia de Hombro.

QUÉ ES LA TENDINTIS DE HOMBRO

La Tendinitis de Hombro  es una causa muy común de hombro doloroso. El tendón Supraespinoso es el más comúnmente afectado. Aparece con más frecuencia en deportistas y trabajadores con actividades repetitivas, sobre todo si elevan la mano por encima del hombro o la cabeza. Actitudes mantenidas como el manejo del ratón del ordenador también pueden desencadenar este cuadro doloroso. En personas de más edad, debido a la precaria vascularización de los tendones del hombro, no es raro que la tendinitis acabe degenerando en una rotura de los tendones sin traumatismo aparente.
En el siguiente vídeo explico qué es una Tendinitis de Hombro, qué es una bursitis, los síntomas y el tratamiento. En la última parte del vídeo muestro cómo se opera por Artroscopia un hombro. En este caso, y con fines didácticos, es una cirugía muy sencilla,  una Acromioplastia, que consiste en aplanar una especie de espolón del  hueso que conforma el techo o la parte superior del hombro y que se llama Acromion.

Podréis ver  cómo se hace una Artroscopia de hombro. Las imágenes quirúrgicas que se muestran creo que son aptas para todos los públicos, aunque seáis algo aprensivos. Si no queréis «entrar al quirófano«, podéis pausar el vídeo en el momento en que se anuncia el tratamiento quirúrgico por Artroscopia, tras visionar la primera parte que creo que merece mucho la pena.

Tendinitis de Hombro. ¿ Cómo se hace la operación por Artroscopia de Hombro. Dr. Jesús Mudarra. Traumatólogo en Valencia.
https://www.youtube.com/watch?v=DNdpHyMThqY

Mas información sobre Tendinitis , Dolor de hombro y Artroscopia de Hombro en Valencia:

https://artroscopiadrmudarra.com/artroscopia-de-hombro.htm

Artroscopia de Cadera: ¿ Qué es el pinzamiento femoroacetabular ?

Artroscopia de Cadera: ¿ Qué es el pinzamiento femoroacetabular ?

CHOQUE O PINZAMIENTO  FEMOROACETABULAR DE LA CADERA  

El Choque Femoroacetabular es un contacto anormal entre la cabeza del fémur y una especie de  copa en la que se aloja, que se encuentra en la pelvis y que llamamos acetábulo. La cabeza del fémur y el acetábulo son los dos elementos óseos que forman la articulación de la cadera, y están recubiertos de cartílago articular que permite que ambos huesos presenten un mínimo rozamiento entre sí cuando movemos nuestra cadera, evitando su erosión o “desgaste”. La copa o acetábulo está rodeado por un anillo de tejido fibrocartilaginoso, el Labrum,  que contribuye a mantener la cabeza del fémur dentro del acetábulo, a que sea estable la articulación, ejerciendo un efecto ventosa. Además el labrum disminuye la presión sobre el cartílago, evitando su deterioro precoz, y ayuda a saber en qué posición tenemos la cadera aun con los ojos cerrados –propiocepción-. Acetábulo y cabeza del fémur están unidos o conectados entre sí por partes blandas de nuestra cadera, como son la cápsula y los ligamentos que la refuerzan, contribuyendo a la estabilidad de la misma. Pequeñas anomalías en la orientación espacial o la forma del acetábulo o la cabeza femoral pueden hacer que ambos huesos choquen cuando tenemos la cadera en determinadas posiciones. Este choque suele darse en adultos jóvenes que hacen alguna actividad deportiva o laboral muy repetitiva que supone reiterados microimpactos con efecto acumulativo.  El choque también se puede producir en actividades que hagan trabajar a la cadera en ángulos de movimiento muy extremos.

CAUSAS DEL PINZAMIENTO FEMOROACETABULAR

¿ Qué alteraciones de la cadera pueden causar el Choque Femoroacetabular ?. Pequeñas deformidades en la morfología/orientación de los huesos de la cadera pueden causar un Pinzamiento Femoroacetabular. El acetábulo puede cubrir en exceso a la cabeza femoral; es lo que llamamos deformidad tipo PINCER. En la cabeza femoral puede haber una protusión o giba que altera su forma esférica, facilitando el choque con el acetábulo; es lo que denominamos deformidad tipo CAM. Con más frecuencia ambas deformidades se dan a la vez. En otras ocasiones se encuentran deformidades muy aparentes, que tienen un efecto tipo CAM, y que son secundarias a enfermedades de la cadera durante la infancia (se enumeran en Signos y Síntomas).

¿ Qué otros problemas pueden causar dolor de cadera en el adulto ?. Aparte de las fracturas de cadera, que no son objeto de este artículo, la lista es extensa. Las causas más comunes son  la lumbalgia con dolor referido a la cadera, la bursitis trocantérea, la artrosis de cadera, la necrsois avascular de la cabeza femoral, la displasia y la pubalgia.

Pinzamiento Femoroacetabular tipo CAM.

Pinzamiento Femoroacetabular tipo PINCER.

CONSECUENCIAS DEL   PINZAMIENTO FEMOROACETABULAR 

Como resultado del choque que he descrito se pinza el labrum y se estresa el cartílago al sufrir sobrecargas excéntricas, y con el tiempo acaban por deteriorarse estos dos componentes esenciales para la correcta función de la articulación de la cadera.

Estudios recientes nos indican que el Choque Femoroacetabular puede provocar cambios degenerativos en la cadera, considerándose hoy como una condición predisponente a la artrosis en adultos sanos, jóvenes y activos. Por ello es importante un diagnóstico y tratamiento precoces. En pacientes seleccionados la Artroscopia de Cadera puede corregir este problema y prevenir posiblemente la degeneración artrósica que llevaría a la implantación prematura de una Prótesis de Cadera.

Realmente no disponemos de estudios a largo plazo sobre los resultados de la Artroscopia de Cadera en la prevención de una futura artrosis. Pero razonablemente  es de esperar que corrigiendo las alteraciones anatómicas que provocan el pinzamiento, consigamos retrasar o impedir ese prematuro proceso degenerativo que aún hoy día puede acabar con la implantación de una Prótesis de Cadera en un paciente joven y activo.

CLÍNICA DEL  PINZAMIENTO FEMOROACETABULAR

¿ Cuáles son los Signos y Síntomas del Choque Femoroacetabular ?. El caso típico es un adulto entre los 20 y los 50 años de edad que tiene o ha tenido una actividad física intensa en relación con el deporte o su trabajo. En dicha actividad la cadera se ha sometido a repetidos microimpactos y torsiones -como en el fútbol-, se ha llevado a la cadera a unos arcos de movimiento extremos –como en algunas gimnastas -, o la cadera ha estado en posiciones de flexión mantenida –como conductores profesionales, con muchas horas sentados al volante- , … En otro grupo de pacientes hay antecedentes de algún problema de cadera en la infancia/adolescencia – Perthes, Epifisiolisis, Fractura de cadera-, y que hasta el momento de los primeros síntomas había permanecido silente. La queja inicial habitual de los pacientes suele ser un dolor en la ingle que irradia a la parte lateral de la cadera, y que los pacientes se señalan formando una C con su pulgar e índice, es el signo de la C. El dolor se relaciona con la actividad deportiva o recreativa de cierta intensidad, o con trabajos de alta demanda física. El dolor con frecuencia no es bien localizado, y también puede aparecer en la nalga, el muslo o región lumbar. Algunos pacientes presentan solamente unas molestias o dolor leve  tras algún episodio de dolor más importante en su cadera, que ha mejorado. Esta típica mejoría no es porque se haya resuelto el problema de su cadera, de debe a que han disminuido su actividad y abandonado algunas prácticas deportivas que le provocaban el dolor –“tuve que dejar el futbol, o dejar de correr…”-. El cuadro es progresivo, se pierde parte de la movilidad de la cadera y el dolor acaba por interferir con las actividades cotidianas, teniendo dificultades para entrar o salir de un coche, atarse los cordones de los zapatos, subir escaleras, correr,  o estar sentado un largo período de tiempo.  Muchos pacientes, aun no diagnosticados, han sido tratados de tendinitis, lumbalgia, pubalgía, “principio de artrosis”, hernia inguinal, etc, fracasando todos los tratamientos, y el cuadro ha mejorado solo cuando el paciente ha bajado en su nivel de actividad física. En muchas ocasiones, la historia natural del Choque Femoroacetabular, sin tratamiento adecuado,  es la progresión a una artrosis precoz de la cadera.

Más información sobre Dolor de Cadera, Pinzamiento Femoroacetabular y Artroscopia de Cadera en Valencia:

https://artroscopiadrmudarra.com/artroscopia-de-cadera.htm

Meniscos y Artrosis de rodilla.¿Qué pasa al quitar un Menisco?

Meniscos y Artrosis de rodilla.¿Qué pasa al quitar un Menisco?

MENISCOS Y  ARTROSIS DE RODILLA  

Los meniscos de la rodilla actúan como amortiguadores y estabilizadores de la misma. Sin su función el cartílago de la rodilla va a sufrir un deterioro irreversible que llevará a una Artrosis de Rodilla. En la Artroscopia de Rodilla, al operar una rotura meniscal, se tiene en cuenta esta importante función del menisco  que se debe preservar al máximo. 

Un poco de Anatomía para entenderlo mejor. La articulación de la rodilla está formada por dos huesos que se articulan entre sí, el fémur (4) y la tibia (3), y un tercer hueso que facilita la flexoextensión de la rodilla, la rótula (5). Como en cualquier articulación los huesos que se articulan están cubiertos por un tejido especialmente preparado para absorber la carga y soportar el movimiento y la fricción, que es el cartílago articular. De hecho el cartílago articular es el tejido más noble de cualquier articulación, y su función es imprescindible para el buen funcionamiento de la misma.Los meniscos de la rodilla (1 y 2 es menisco interno) son estructuras anatómicas de tejido fibrocartilaginoso con importantes funciones, entre las que destacan:

  • Adaptar las dos superficies que conforman la articulación, de manera  que aumentan la congruencia entre una superficie plana (la meseta tibial (3)) y una superficie curva (el cóndilo femoral (4)).
  • Transmiten y distribuyen las cargas de nuestro peso, que se reparten en una mayor superficie disminuyendo la presión sobre el cartílago articular, que va a soportar una carga fisiológica, no dañina, para la que está preparado.
  • Los meniscos contribuyen a la estabilidad de nuestra rodilla, que junto a otras estructuras, entre las que se encuentran los ligamentos cruzados y los ligamentos colaterales, hacen que la rodilla sea estable en sus distintos grados de movimiento.
Artroscopia de Cadera. Cómo se hace                              

En cada rodilla tenemos dos meniscos: el menisco medial o interno y el menisco lateral o externo.

Artroscopia de Cadera. Cómo se hace                              

Sólo el tercio más externo del menisco dispone de un buen aporte de sangre. Por eso le llamamos la zona roja-roja del menisco.

Si quitásemos los meniscos de una rodilla, ¿ qué pasaría ?

 Las cargas que soporta el cartílago articular serían  excesivas y dañinas, y éste acabaría por “desgastarse”, perdiendo sus propiedades amortiguadoras, y quedando la articulación expuesta a cargas no fisiológicas, a microtraumatismos repetidos que de forma inexorable acabarían por  deteriorar la articulación, generando una Artrosis de Rodilla. Por ese motivo, cuando hacemos una Artroscopia de Rodilla y encontramos una rotura del menisco intentamos suturarla, y si no es posible sólo quitamos la porción de menisco que no cumple con su función y es responsable de las molestias del paciente.

Resonancia Magnetica Hombro y Artroscopia. No opero Resonancias.

Resonancia Magnetica Hombro y Artroscopia. No opero Resonancias.

RESONANCIA MAGNETICA DE HOMBRO. ¿TENGO QUE OPERARME ? 

Desde la página web artroscopiadrmudarra.com  me han hecho varias consultas para orientar en el diagnóstico, pronóstico y posible tratamiento de diversas lesiones, con más frecuencia en problemas relacionados con el hombro.
Es muy común entre los pacientes la idea de que en  la Resonancia Magnética Nuclear (RMN) se encuentra la respuesta a todas esas cuestiones.  Un teórico supuesto. Dos RMNs de hombro de dos pacientes con  una rotura parcial  del tendón supraespinoso, con idénticas características. ¿ Les propongo, a la vista de la RMN,  el mismo tratamiento a los dos pacientes ? .  La respuetsa es NO.
La Resonancia Magnética  es una prueba complementaria de imagen muy sensible  y de gran AYUDA para decidir un tratamiento. Pero el tratamiento va dirigido solucionar o mejorar la funcionalidad de ese hombro, y en definitiva a mejorar la calidad de vida de los pacientes. «Operar Resonancias» sin tener en cuenta la multitud de factores que van a influir en la recuperación final de un paciente lo considero un grave error.

A título ilustrativo reproduzco una de las consultas sobre Resonancia Magnética Hombro  que me han hecho:
[Se han eliminado datos identificativos del paciente]

Enviado el: miércoles, 17 de julio de 2013 13:28
Asunto: Consulta al Dr. Mudarra sobre una resonancia
 
Buenos días Dr., he sido paciente suyo en el año 2004, me intervino del hombro derecho y quedé gratamente satisfecho de su trabajo, del cual he comentado siempre su gran acierto en la intervención y su posterior post-operatorio, del que quedé perfectamente, mi interés ahora es si puede darme opinión al respecto de una resonancia que me efectuaron el viernes día 12/07/2013 en mi hombro izquierdo y que fue a raíz de que desde el día 28/05/2013 y después de transcurrido este tiempo no habían conseguido en la mutua que me trata, terminar de arreglar el mal que me aquejaba en el mismo, pues se había estabilizado el dolor y no mejoraba con el tratamiento que me han dado, (sesiones de calor, ultrasonidos, ejercicios de rehabilitación y medicación) por lo que tras una radiografía y posteriormente una ecografía, no detectando nada pero continuando el dolor y la molestias deciden solicitar la resonancia, por lo que le solicito que tras ver y valorar por su parte lo que en ella se dice, me aconseje o me haga saber si continuando con el tratamiento que me dicen que sigo con unas sesiones más se curará el hombro.
Agradeciéndole de antemano su interés y quedando a su entera disposición, se despide de Ud.
 
Vicente ….
 
RESPUESTA:
Hola Vicente,
lamento no acordarme de ti. Me alegro de que la cirugía de tu hombro derecho fuera bien.
Según el  informe de la RMN de tu hombro izdo que me adjuntas padeces una tendinitis del supraespinoso, y el tratamiento inicialmente, como creo que sabrás, es conservador , tratamiento que estás llevando. Pero parece que no es efectivo, y lógicamente es lo que te preocupa. Si el diagnóstico es correcto, y el tratamiento conservador fracasa, estaría indicada una cirugía artroscópica. Con los datos que me aportas solo te puedo indicar este plan de actuación genérico.
Yo suelo comentar a mis pacientes que “ no opero resonancias “. Una opinión sobre un paciente concreto requiere al menos una pequeña historia clínica,  una exploración física reglada y la  visión de las imágenes de Rx y RMN ( no vale con solo ver el informe).  Dicho de otra forma, la RMN es solo una prueba complementaria que ayuda al diagnóstico. Pero lo que realmente hay que tratar es a un paciente con su dolor, con  lo que ello supone para realizar sus actividades cotidianas, laborales o deportivas, teniendo en cuenta el pronóstico de la lesión en función del tratamiento que se decida en cada caso particular.
Me consta que donde te están atendiendo hay excelentes profesionales. No obstante, si sigues preocupado por tu evolución, no dudes en consultarme nuevamente.
 
                               Dr. Jesús Mudarra